cuatrosantos

Cuentos con moraleja: "Las lágrimas de la Luna"

Las perlas

El presente cuento está dedicado a mi hermana Araceli, para que los sufrimientos presentes le ayuden a fabricar una hermosa perla que le haga bellísima y muy valiosa a los ojos de Dios Nuestro Señor.

*** ***

La leyenda dice que las ostras son lágrimas de la Luna. Quizá la metáfora tenga algo de verdad, ya que las perlas son producto del dolor de una ostra.

Marina era una ostra que vivía en el fondo de los mares que bañan Tampico (México). No era un caracol. Marina era un animal de profundidad y como todas las de su raza, había buscado una roca del fondo marino para agarrarse firmemente a ella. Una vez que lo consiguió, creyó haber encontrado el lugar que le permitiría vivir sin contratiempos el resto de sus días.

Pero el Señor había puesto su mirada en Marina. Y todo lo que en su vida sucediera, tendría como gran responsable al mismo Dios. Porque Dios en su misterioso plan para ella, había decidido que Marina fuera valiosa. Ella simplemente había deseado ser feliz.

Y un día el Señor colocó en Marina un granito de arena. Fue durante una tormenta de profundidad; de esas que casi no provocan oleaje de superficie, pero que remueven el fondo de los océanos. Cuando el granito de arena entró en su existencia, Marina se cerró violentamente. Así lo hacía siempre que algo entraba en su vida. Todo lo que entraba en su vida es atrapado, integrado y asimilado. Y si esto no es posible, se expulsaba hacia el exterior el objeto extraño.

Continuar leyendo

Imprimir Email

XXXIII Domingo del T.O. (A) (19 noviembre 2017)

talentos

Parábola de los Tanlentos
(San Mateo 25: 14-30)

Conforme nos vamos acercando al fin del año litúrgico, la Iglesia nos presenta en las lecturas de la Misa los pasajes relacionados con el fin del mundo. En ellos aparecen asociadas ideas como:

  • El mundo fue creado por Dios y a Él le pertenece.
  • Del mismo modo que lo creó, le pondrá un fin.
  • El juicio del hombre según sus acciones...

Nosotros fuimos creados por Dios, recibimos de Él unos talentos, y tendremos que dar cuenta de qué es lo que hemos hecho con ellos durante nuestra existencia en la tierra. Según ello, recibiremos premio o castigo. Aquellos que guardaron los talentos que recibieron de Dios y se dedicaron a vivir su vida también serán juzgados; pero por no haber dado fruto serán condenados al fuego eterno. En cambio aquellos que hicieron producir los talentos recibidos por Dios serán premiados para toda la eternidad.

A través de estos pasajes vemos claramente que la existencia del hombre sobre la tierra no se puede separar de Dios. El hombre fue creado por Dios para darle gloria, amar a Dios y ser amado por Él.

La vida del hombre no tiene sentido si se le separa de Dios. El hombre dispone de todos sus años en la tierra para comprender esta realidad y vivirla. Al final de sus días será premiado o castigado según haya actuado.

Continuar leyendo

Imprimir Email

¿Qué es el ecumenismo?

logo ecumenismo
PREGUNTA: ¿Qué es el Ecumenismo?
RESPUESTA: Es el movimiento teológico que tiende a reunir a toda la humanidad bajo una misma y verdadera religión.

PREGUNTA: ¿Se puede hablar de un verdadero y de un falso ecumenismo?
RESPUESTA: Sí. Un verdadero ecumenismo es aquel que tiende a unir a todos los hombres siguiendo el único y verdadero mensaje de Cristo, el único redentor; y de la única iglesia por Él fundada. El mismo Jesucristo nos da la pista: "Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor". (Jn 10:16)

PREGUNTA: ¿Qué ecumenismo puede ser considerado como erróneo o falso?
RESPUESTA: Aquél que apareció principalmente después del concilio Vaticano II. En él se tiende a buscar la unidad de todas las religiones pero a costa de ceder cada una un poco. Para llegar a ello habría que:

Continuar leyendo

Imprimir Email

La acción de gracias después de la Comunión

monaguillos2

Una vez, viendo San Felipe Neri que varios de los fieles salían de la iglesia después de recibir la comunión, sin dedicar un momento de acción de gracias al Señor, mandó dos monaguillos con dos cirios encendidos a que siguieran a estos «apresurados».

-¿Por qué? -Preguntó uno de ellos-.

Y el santo le contestó: «Para que acompañen al Santísimo que tú has recibido hace un momento y lo alaben de tu parte».

Imprimir Email